Trabajadores automotrices estadounidenses, el sindicato automotriz más grande de Estados Unidos, y federación sindical mundial con sede en Ginebra, presentan queja ante la OCDE en París por derechos en Nissan

Lire l’article en:  brazil-icon Portugais  japan-icon Japonais  UNITEDKINGDOM Anglais


(Washington / Ginebra / París) – El mayor sindicato de trabajadores del automóvil de los Estados Unidos y una federación sindical global con sede en Ginebra han apelado a la Organización internacional para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con sede en París, y al Departamento de Estado de los Estados Unidos de América para que protejan los derechos de sindicalización de los trabajadores de una planta de montaje de automóviles Nissan en la ciudad de Cantón, en el Estado de Mississippi, EE.UU.

El United Auto Workers (UAW) con sede en Estados Unidos y la IndustriALL Global Union – una federación mundial que representa a más de 50 millones de trabajadores, incluyendo de los sindicatos de Nissan y Renault en todo el mundo – con sede en Ginebra, afirman que la “agresiva campaña de interferencia por parte de Nissan contra los esfuerzos de sindicalización de los trabajadores de la planta de Canton, Mississippi, es una violación a las normas mundiales en materia de libertad sindical”.

El Presidente de la UAW, Bob King, anunció que una solicitud de mediación fue presentada hoy 28 de abril ante la OCDE, la cual cuenta como Estados Miembros a los EE.UU. -con un papel clave de liderazgo-, a Francia, el Japón y a los Países Bajos.

“Todos los miembros de la OCDE han aprobado las Directrices para las Empresas Multinacionales que promueven el comportamiento ético de las empresas globales donde estas tengan operaciones. Bajo las directrices de la OCDE, el Punto de Contacto Nacional estadounidense puede colaborar con sus homólogos en Japón, Francia y los Países Bajos”, dijo King. “Nissan es una empresa japonesa, pero está vinculada a través de titularidad cruzada, con la automotriz francesa Renault. Carlos Ghosn, Presidente Ejecutivo de Renault, dirige ambas empresas, y su Alianza Estratégica está constituida en los Países Bajos. Como resultado, el Punto de Contacto Nacional estadounidense puede involucrar a todos estos países para que ayuden a alcanzar un resultado aceptable para todas las partes”.

“Nissan es una compañía global que debe cumplir con las normas mundiales que Estados Unidos y otros países han acordado. Las Directrices de la OCDE ofrece un camino para que la UAW, IndustriALL y Nissan se comuniquen en un entorno neutral supervisado por mediadores profesionales”, agregó King.

La Federación Sindical Internacional IndustriALL que representa trabajadores sindicalizados de Nissan en Japón, Francia y otros países se unió a la petición de la UAW.

“Nissan y Renault -su socio en la Alianza- trabajan con sindicatos en todas partes del mundo, sin embargo, en los Estados Unidos actúa de manera muy diferente. Tenemos la esperanza de que el proceso de la OCDE nos ayude a alcanzar una solución justa y equitativa que garantice que todos los trabajadores de Nissan puedan ejercer el derecho fundamental a la libertad de asociación sindical sin temor a represalias o amenazas de pérdida del empleo”, dijo Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL en Ginebra.

Un informe investigativo publicado por la sección misisipiana de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP en inglés), presentado en 2013, demostró que la gerencia “predice” constantemente que de sindicalizarse los trabajadores, Nissan cerraría la fábrica en esa parte de los Estados Unidos.

Nissan se ha negado a participar en medidas que garanticen a empleados una elección dentro de una atmósfera libre de miedo e intimidación.

NOTA A REDACTORES:

Page 1 of 2 | Next page